¿Qué son los marcadores de tumores?

Los marcadores de tumores, también conocidos como biomarcadores, son sustancias producidas por las células de tumores o por otras células del cuerpo como respuesta al cáncer o a ciertas afecciones benignas (no cancerosas). Estas sustancias se pueden encontrar en la sangre, orina, tejidos de tumor o en otros tejidos. Distintos marcadores tumorales se encuentran en distintos tipos de cáncer, y la concentración de un marcador tumoral específico varía dependiendo del tipo de cáncer. Además, las concentraciones de los marcadores tumorales no varían en todas las personas con cáncer, especialmente si el cáncer está en una etapa temprana. Pueden variar las concentraciones de algunos marcadores tumorales en pacientes con enfermedades no cancerosas.

Hasta la fecha, los investigadores han identificado más de doce sustancias que parecen expresarse en forma anormal cuando ciertos tipos de cáncer están presentes. También se pueden encontrar algunas de estas sustancias en otras afecciones o enfermedades. Los científicos no han descubierto marcadores de cada tipo de cáncer.

¿Qué son marcadores de riesgo?

Algunas personas tienen más probabilidad de padecer ciertos tipos de cáncer por haber sufrido un cambio, que se conoce como mutación o alteración, en algunos genes específicos. La presencia de dicho cambio se llama a veces un marcador de riesgo. Las pruebas para detectar los marcadores de riesgo ayudan al médico a estimar la probabilidad de que la persona padezca un cierto tipo de cáncer. Los marcadores de riesgo pueden indicar que es más probable que aparezca el cáncer, mientras que los marcadores tumorales pueden indicar la presencia del cáncer.

¿Cómo se utilizan los marcadores de tumores en el tratamiento del cáncer?

Los marcadores tumorales se usan para detectar, diagnosticar y manejar ciertos tipos de cáncer. Aunque una concentración anormal de un marcador tumoral pueda sugerir la presencia de cáncer, esto, por sí mismo, no es suficiente para diagnosticar el cáncer. Por lo tanto, las mediciones de los marcadores tumorales se combinan usualmente con otras pruebas, como con una biopsia, para diagnosticar el cáncer.
Se pueden medir las concentraciones de los marcadores tumorales antes del tratamiento para que los médicos puedan planificar una terapia adecuada. Para algunos tipos de cáncer, las concentraciones de los marcadores tumorales reflejan el estadio (etapa o extensión) de la enfermedad.
La concentración de un marcador tumoral puede usarse también para revisar cómo responde el paciente al tratamiento. Si la concentración disminuye o vuelve a ser normal, puede significar que el cáncer está respondiendo a la terapia. Mientras que un aumento puede indicar que el cáncer no está respondiendo. Después de que termina el tratamiento, la concentración del marcador tumoral puede usarse para vigilar una recidiva (el regreso del cáncer).

¿Cómo y cuándo se miden los marcadores tumorales?

El médico toma una muestra de sangre, orina o tejido y la envía al laboratorio, donde se usan varios métodos para medir la concentración del marcador tumoral.
Si se usa el marcador tumoral para determinar si el tratamiento está funcionando o si ha regresado el cáncer, se miden generalmente las concentraciones del marcador tumoral durante un periodo de tiempo para ver si están subiendo o bajando. Casi siempre estas mediciones en serie tienen más significado que una sola medición. Las concentraciones de los marcadores tumorales se pueden medir cuando se diagnostica la enfermedad; antes, durante o después de la terapia; y periódicamente para vigilar que no haya recidiva.

¿Es posible usar los marcadores de tumores como exámenes selectivos de detección?

Los exámenes selectivos de detección se usan para detectar el cáncer temprano, antes de que haya síntomas. Para que sea útil una prueba de detección, la prueba necesita ser muy sensible y específica. La sensibilidad se refiere a la capacidad de la prueba para identificar a las personas que tienen la enfermedad. La especificidad se refiere a la capacidad de la prueba para identificar a las personas que no tienen la enfermedad. La mayoría de los marcadores tumorales no son lo suficientemente sensibles o específicos para que se puedan usar para detectar el cáncer.
Aun las pruebas que se usan ordinariamente pueden no ser sensibles o específicas por completo. Por ejemplo, con frecuencia se usan las lecturas de concentración del antígeno prostático específico (prostatic specific antigen, PSA) como exámenes selectivos de detección de cáncer de próstata en hombres. Pero esta prueba es controvertida porque no se sabe todavía si la detección temprana de cáncer usando el PSA como examen selectivo de detección salva vidas en realidad. Las concentraciones elevadas de PSA pueden ser causadas por el cáncer de próstata o por afecciones benignas. La mayor parte de los hombres que tienen concentraciones elevadas de PSA resultan no tener cáncer de próstata. Por otra parte, no está claro si los beneficios del examen de detección por medio del PSA superan los riesgos de las pruebas subsecuentes de diagnóstico y los tratamientos de cáncer.
Otro marcador tumoral, CA 125, es usado de vez en cuando como examen de detección en mujeres en peligro de padecer cáncer de ovarios. Los investigadores están estudiando si la medición de CA 125, junto con otras pruebas y exámenes ayuda a detectar el cáncer ovárico antes de que se presenten síntomas. Hasta ahora, la medición de CA 125 no ha sido lo suficientemente sensible o específica para que se use como examen selectivo de detección de cáncer de ovarios en todas las mujeres. El CA 125 se usa, por lo general, para vigilar la respuesta al tratamiento y para revisar si el cáncer ovárico ha regresado en la mujer.

 

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer